Es momento de levantarse /Retrospectiva / Francisco Miranda | Opinión


El Dane publicó ayer los resultados del desempeño de la economía colombiana durante el segundo semestre del año. La contracción del PIB nacional fue de magnitudes históricas: – 15,7 por ciento. Este es el peor dato trimestral registrado en la historia económica contemporánea.

El colapso no sorprendió a nadie. El propio Gobierno Nacional había advertido que éste sería el “peor trimestre”. Además, no solo era inevitable sino también compartido por la mayoría de economías del mundo como Estados Unidos (-9,5 por ciento) y Reino Unido (-20 por ciento).

Inevitable porque la parálisis productiva es la respuesta a las medidas de cuarentena. De hecho, las cifras del Dane ratifican no sólo que abril fue el mes que la economía tocó fondo sino también que la reapertura gradual del Gobierno Nacional frenó la caída libre en la producción.

Mientras en abril, con confinamiento estricto, el comercio cayó 41, 9 por ciento y la construcción un 51 por ciento, en junio pasado, estos indicadores habían subido a 27 y 16 por ciento respectivamente. Reabrir con protocolos sanitarios y distanciamiento social es el camino adecuado para levantar la economía del pozo donde la empujó el coronavirus.

Ayer quedaron claros tanto la magnitud exacta del desplome económico como el impacto de las reaperturas. No vale la pena prestar más atención al dato de la caída sino identificar las avenidas de la recuperación. O lo que es más importante, la velocidad en la que Gobierno, empresas y hogares se empiezan a levantar. Ahora que sabemos el punto bajo al que se cayó, es clave acelerar el plan de reactivación económica en todos los frentes, incluida la equidad.

Como los recursos de este paquete son en su inmensa mayoría de origen privado, el Gobierno Nacional debe agilizar permisos, licencias, estudios y trámites legislativos para el avance de las iniciativas.

Contrastan estos resultados económicos sombríos y la urgencia de reactivar la economía y convivir con el coronavirus con las nuevas cuarentenas sectorizadas en Bogotá. Más que lamentarnos por lo profundo de la caída, es momento de levantar la economía nacional.

Leave a Reply