EE.UU. despide a la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg en plena pugna por su reemplazo



Estados Unidos comenzó este miércoles 23 de septiembre del 2020 tres días de homenajes en la Corte Suprema y el Capitolio para despedir a la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg, cuya muerte dejó una vacante en el alto tribunal y desató un nuevo choque entre demócratas y republicanos en plena campaña electoral.

El presidente Donald Trump prometió que nombrará a la sustituta de Ginsburg antes de las elecciones del 3 de noviembre, lo que asentaría el control de los conservadores sobre el tribunal de nueve miembros, que tiene un amplio impacto sobre la vida de los estadounidenses.

Los otros magistrados del tribunal y el expresidente demócrata Bill Clinton, que fue quien la nombró, despidieron a la jueza en una ceremonia restringida en el interior del tribunal, con una breve oración judía y un discurso del jefe de la Corte Suprema, John Roberts.

Cien empleados judiciales recibieron el féretro de la jueza formados en las escalinatas, todo vestidos de negro y con la boca tapada por barbijos negros debido a la pandemia.

Al otro lado de la calle, detrás de una barrera, cientos de personas esperaban para homenajear a la magistrada, cuyo ataúd fue cubierto con la bandera estadounidense.

Trump, que se desplazará a la Corte Suprema para rendir un homenaje a la jueza el jueves 24 de septiembre, confió en que el proceso para sustituir a Ginsburg avance “rápido”.

El mandatario anunciará el sábado por la tarde el nombre de su candidata para remplazar a la fallecida. Entre las opciones contempladas está la magistrada conservadora Bárbara Lagoa, una jueza de Miami de origen cubano.

Ginsburg, que murió el viernes a los 87 años, se había convertido en un ícono popular para la izquierda por su defensa de la igualdad de las mujeres ante la ley y era el reclamo de mercancía pop e incluso inspiró una película de Hollywood.

Su féretro fue colocado en el mismo lugar donde descansó el ataúd del presidente estadounidense Abraham Lincoln en 1865, delante de un retrato al óleo de ella.

“Hoy nos despedimos de una heroína estadounidense”, dijo la rabina Lauren Holtzblatt después de pronunciar en hebreo el kadish, una breve oración funeraria. “Ver más allá del mundo en el que uno está, imaginar que algo puede ser diferente, ese es el trabajo de un profeta”, agregó.

La pandemia marcará todos los homenajes, a los que sólo se podrá acceder con invitación para evitar aglomeraciones, en un momento en que la pandemia deja más de 200 000 fallecidos en Estados Unidos.

Después de una ceremonia privada en el interior de la Corte, el féretro de Ginsburg fue colocado debajo de las columnas corintias de la fachada del edificio donde la multitud hizo una fila con distanciamiento social para despedirla.

Desde que se anunció su fallecimiento, cientos de personas se congregaron espontáneamente en las escalinatas de mármol del tribunal para honrarla, algunos llegados desde muy lejos.

“Estamos tratando de rendirle un homenaje a ella y a todo lo que representa”, indicó Paul Duffy a la AFP.

Heather Vandergriff, que se desplazó desde el estado de Tennessee, a diez horas de ruta, concordó. “No estoy pensando tanto en el futuro”, afirmó en relación a la pugna por sustituirla en Washington.

“Marcó la historia de Estados Unidos” 

“Ginsburg marcó la historia de Estados Unidos, especialmente para las mujeres”, dijo Samantha Jacobs mientras esperaba entre la multitud para ver el ataúd.

Los restos de la magistrada se trasladarán el viernes 25 de septiembre al salón de estatuas del Capitolio, frente a la Corte Suprema.

La lucha por la vacante -en un momento en el que cinco de los nueve magistrados de la Corte son conservadores- desencadenó un enfrentamiento entre los republicanos, que defienden que el gobierno y el Senado controlado por el oficialismo deben nombrar a la sustituta de Ginsburg, y los demócratas, que quieren esperar hasta después de las elecciones.

Los comicios se prevén reñidos. Trump y su rival demócrata, Joe Biden, están codo a codo en las encuestas en estados claves para llegar a la Casa Blanca.

Trump afirmó que la vacante debe ser llenada, argumentando que el resultado de las elecciones puede terminar en el máximo tribunal. “Creo que es importante tener nueve magistrados”, indicó.

El anuncio del sábado desatará una batalla para lograr la designación en el Senado en un tiempo récord.

Pese a que los demócratas no tienen ninguna vía para impedir el procedimiento -que anclaría la mayoría conservadora en el tribunal en 6 contra 3- sí han denunciado un “abuso de poder”.

Leave a Reply