Detalles de la captura de alcalde de Candelaria por contratos denunciados por líderes asesinados – Delitos – Justicia



El asesinato de los líderes sociales  Iván Giraldo Fúquene y Jhonatan Borja Pérez, el pasado 30 de enero terminó por destapar, lo que para la Fiscalía es un entramado de corrupción en la alcaldía de Candelaria (Valle).

Por los hechos de corrupción fue capturado, imputado y enviado a una cárcel  el alcalde Jorge Eliecer Ramírez Mosquera, tres funcionarios de la administración municipal y a dos contratistas por presuntas inconsistencias en contratos de construcción de canchas de futbol y mantenimiento de vías terciarias. 

Tras el crimen de los líderes de la Colombia humana se activó todo el protocolo de investigación especial y se priorizo el caso por parte del Fiscal Francisco Barbosa. Se designaron cuatro curtidos fiscales y un grupo de investigadores especializados en temas de corrupción.

El fiscal Barbosa Delgado dijo que se debía judicializar el homicidio y todo el
entramado de corrupción que se dio en el municipio en los últimos meses.

La operación fue bautizada ‘Omerta’  (ley del silencio) para promover que se realizara con sigilo para no poner sobre aviso a los vinculados. Además del alcalde y los contratistas fue capturado el sicario que disparó contra los líderes.

En contexto: Capturan a Alcalde y funcionarios de Candelaria por irregularidades.

Además de declaraciones de testigos la Fiscalía tuvo en cuenta interceptaciones telefónicas en las que se escucha a un contratista hablar de las licitaciones que se venían ganando y las que esperaban de la actual administración. 

El contratista era escuchado en otra investigación que adelantaba el ente acusador.

Los líderes sociales Giraldo Fúquene y Borja Pérez, alertaron en redes sociales, y a instancias de diferentes entidades y órganos de control, varias inconsistencias en un contrato que tenía por objeto la construcción de tres canchas de fútbol, una de ellas en el corregimiento Buchitolo. Esta obra no se pudo entregar porque la alcaldía no hizo estudios ni diseños que permitieran ejecutar la obra; además, el terreno no era adecuado para la instalación de grama, nunca se instalaron graderías y no había sistema de alcantarillado que permitiera la adecuación de baterías de baños, como lo establecía el contrato.
 
La Fiscalía señaló que el alcalde municipal, algunos de sus funcionarios y contratistas,  “no culminaron el contrato de la construcción de tres canchas de fútbol, cuyo valor ascendió a 229 millones de pesos. Al no tenerse los estudios, acreditarse la falta de planeación, y no cumplir con los requerimientos técnicos, se prorrogó el contrato cuando el plazo ya estaba vencido, y presuntamente los recursos dispuestos para ejecutar el mismo fueron invertidos en otras actividades”.

Finalmente, las canchas no se construyeron en su totalidad y a pesar de esto fueron recibidas a satisfacción, mediante documento, el pasado 12 de junio.

Posteriormente, dice la Fiscalía, los involucrados con la finalidad apalancar financieramente el contrato anterior, suscribieron otro de mantenimiento de vías terciarias y habrían destinado los recursos para intentar terminar los escenarios deportivos. La investigación da cuenta que este contrato quedó en manos de José Ulises Asprilla Cárdenas, previo a acuerdo con todos los investigados.

Aunado a lo anterior, la investigación permitió establecer que esta estructura pretendía en los meses posteriores direccionar contratación por más de mil millones de pesos que les permitiera quedarse con los recursos de la alcaldía.  

Alcalde municipal, Jorge Eliecer Ramírez Mosquera.

“Con esta acción de la Fiscalía se logró evitar nuevos actos de corrupción”, señaló la Fiscalía.

Por su parte el Grupo Especial Itinerante dispuso de procesos investigativos para esclarecer el crimen de los dos líderes logrando la captura del presunto responsable, quien fue identificado como alias Tatauro.

Dubán Mauricio Domínguez autor del homicidio, señalado autor material del homicidio fue detenido el 30 de junio se le imputó cargos y no aceptó.

En la investigación hay un testigo y un video en el que se observa al sicario y se busca identificar a su cómplice. Ellos habrían puesto una trampa a los líderes sociales a quienes citaron para darles supuesta información sobre hechos de corrupción en Cartago, con el fin de llevarlos a un sitio para asesinarlos.El capturado hace parte de la red de ‘Los 300’  una banda criminal que hace presencia en Palmira y se dedica al micro tráfico y la extorsión.

‘Tatauro’ es la persona señalada de cometer el crimen.

A los capturados se les imputaron los cargos de concierto para delinquir agravado, interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin requisitos legales, falsedad en documento público y falsedad en documento privado.

Los detenidos no aceptaron los cargos e insistieron que demostrarán en juicio su inocencia.

La Fiscalía insistió que los funcionarios públicos encargados de las etapas precontractual y de ejecución, supuestamente, favorecieron al señor José Ulises Asprilla Cárdenas para que se quedara con los mencionados contratos.

Para esto habrían acudido a ajustar las normas existentes de contratación para beneficiarlo, falsificaron firmas y documentos, incurrieron en suplantaciones, y no ejercieron control ni supervisión. Las inconsistencias habrían llegado al punto de hacer un otrosí al contrato de las canchas de fútbol, cuando había culminado el plazo de ejecución. 

Lea otras noticias de Justicia

Leave a Reply